DEVILMAN: CRYBABY: UN CLÁSICO MODERNIZADO

Luego de diez años Akira Fudo se reencuentra con su amigo de infancia Ryu Asuka, quien le revela la existencia de los demonios y pide su ayuda para desenmascararlos a nivel mundial. Akira decide ayudarlo y se dirigen a la fiesta más salvaje de la ciudad, el “Sabbath”. Ryu empieza a matar gente para que los demonios aparezcan y, rodeado de  toda la devastación, Akira se convierte en un demonio, sin perder su corazón humano. Ahora, más rápido, con una personalidad diferente y con la habilidad de transformarse en un demonio, Akira junto a  su amigo Ryu se dispone a derrotar a los demonios bajo el nombre de “Devilman”.



Para aquellos que no lo sepan, “Devilman” es un manga/anime creado por Go Nagai (mismo creador de “Mazinger Z) a mediados de 1972. Para la época fue necesario reducir parte de la violencia y crudeza que quería mostrar, pero aun así quedó en la historia como uno de los programas más fuertes del anime.

“Devilman: Crybaby” es un remake de la serie original, producida por Netflix en su nueva ola de anime para este año. La historia se ha modernizado, mostrando el impacto de las redes sociales, los noticieros y los teléfonos, influyendo de manera importante en el desarrollo de ciertas partes de la historia.

Desde el inicio se nos muestra con el opening que la serie no tendrá una animación sobresaliente, pero esto no es malo a decir verdad. En los primeros capítulos es entendible que sea incómodo y casi horrible la animación, pero esto solo es para mostrar lo decadente y bizarra de su historia. La animación ayuda bastante a tomar ciertas escenas de mejor manera, sobre todo las escenas de los demonios o las peleas, las cuales superan esa barrera entre imaginación y bizarro. También, en los momentos en que quiere ser fuerte visualmente mostrando la depravación y la violencia, la animación, por más básica que parezca, solo ayuda a resaltar estos puntos, haciendo que valga la pena que parezca una animación de baja calidad.

En cuanto a la historia en sí, es necesario tener una resistencia mental y estomago duro para ciertas escenas, las cuales harán que uno llore bastante o que sienta ganas de vomitar, tanto por la escena como el asco que despierta toda la situación que rodea la segunda mitad de la serie. El uso de ciertas canciones de rap para relatar lo que pasa en el mundo es manejado de manera excelente, (aparte son pegajosos).
Tiene ciertos fallos en algunas actitudes o lapsus que hacen que se pierda un poco el hilo de la historia y durante la primera mitad de la serie es muy básico todo lo que ocurre. Luego del capítulo cinco es que la historia empieza a tomar el rumbo donde se necesita más resistencia mental, ya que lo que ocurre de ahí en adelante es puro dolor. No existirá un momento en que queramos descansar de la serie pero no podamos evitar seguir viéndola solo para saber cómo acabará este desastre.

De manera apocalíptica “Devilman: crybaby” muestra lo desastrosos que somos los humanos, a veces hasta el punto de no saber si somos nosotros los demonios en vez de aquellos que en realidad lo son. La forma en la que hace que uno se conecte con los personajes, aunque algo débil para otras series, logra ser suficiente para que al final nos duela todo lo que ocurre con ellos.

Ya en la parte del doblaje, se disfruta mucho más en japonés, vi la primera mitad en español y se siente algo, fuera de lugar. Hace que se sienta anormal la historia y la animación. En japonés sientes que la serie toma más poder y puede resaltar más. No es un mal trabajo de doblaje, solo que la historia misma sirve más para verla en su idioma original que doblada.

Por último, los guiños que se hacen a la serie original son excelentes. Primero, mostrando que existió en verdad la serie de “Devilman” en ese mundo y segundo, una versión modernizada (que no pierde el tono clásico) del opening original. Guiños que valen la pena para aquellos fans adultos que disfrutaron y disfrutan del anime todavía.





Con una banda sonora tecno, animación bizarra y dilemas tanto psicológicos como religiosos, “Devilman: Crybaby” es una buena manera de disfrutar de un anime clásico modernizado y dispuesto a romper con fuerzas la ola moe. No es necesario verla, pero vale mucho la pena.

-M

Comentarios

Entradas populares